HVAC

Icono-informacion-HVAC-Climatizacion-Talca-Chila

jueves

¿Radioaficionados envidiosos?


Hace pocos diás, brindaba una reflexión muy interesante, una persona especialista en contenidos culturales, éticos, morales, cristianos y filosóficos, por medio de un canal de Televisión de Chile, el tema de la peor enfermedad de los chilenos.

De publicación del 20 Julio de 2010.-

Sorpresa causó su exposición, cuando se estimaba que diría que el peor defecto de chilenos era la violencia por las diversas razones que ha demostrado nuestra sociedad en estos tiempos y al ver también los últimos acontecimientos lamentables que han ocurrido con celebraciones deportivas, después del terremoto, farándula y conflictos en la TV, confrontaciones entre políticos, etc., etc., sin embargo, el narrador sorprendió al referirse a algo que se asemeja bastante a la violencia, diciendo que era LA ENVIDIA.

Lo más significativo que destacó el especialista en ese canal de TV, fue señalar que esta envidia, es la que impide que aquellas personas que sufren esta enfermedad, no pueden sentirse bien, tanto por lo que son, tienen o logran otras personas (personas envidiadas) sino que tampoco pueden sentirse bien, realizadas y menos en paz, con lo que tienen o han logrado en sus respectivas vidas. Es decir, la persona envidiosa sufre mucho ella misma, su familia y también ocasiona daños a las personas que ataca con su envidia enfermiza.

Ahora, el querido lector Radioaficionado dirá, ¿qué tiene que ver la ENVIDIA con los Radioaficionados y la Radio Afición?

Bueno, simplemente que si un especialista ha reconocido que los chilenos se han destacado por ser más envidiosos a nivel internacional, quiere decir que en más o menos grado se manifiesta esta terrible enfermedad llamado “ENVIDIA” en este medio de la Radio Afición y que algunos Radioaficionados no pueden disfrutar verdaderamente de esta actividad o hobby en todo su esplendor a consecuencia de este mal.

Es muy importante que ahora se hable abiertamente sobre este tema para desenmascarar a quienes han ocasionado tanta decadencia y conflictos a la sociedad chilena.

Sin ir muy lejos con lo que constituirían desalentadores y repudiables ejemplos de esta enfermedad llamada ENVIDIA en Radio Afición,  hace pocos días y antes de publicar este artículo, se  ha conocido desde muy cerca cómo es el proceder típico de ciertos casos extremos de un individuo envidioso.

¿Aquí mismo en la Radio Afición?

Si, aquí mismo en una banda de radioaficionados con una declaración de argumentos característicos y habituales en estos casos, de acusaciones, injurias y agresiones inconfundibles de un individuo poseído por la envidia y su maldad.

¿Se puede dar a conocer públicamente el nombre de ese radioaficionado?

Por supuesto que se puede dar a conocer, pero es preferible reservar, por ética, y por seguridad (al desconocer la evolución de los hechos de tal proceder) al menos hasta cuando las circunstancias de fuerza mayor lo obliguen. Si, porque es muy obvio, que si un individuo no puede controlar sus impulsos de envidia en un medio público y de Radio Afición, es porque no puede encausar por una vía normal su comportamiento en lo social, ético y moral.

En otras palabras, el individuo poseído por este mal de la envidia, le es muy difícil vivir en paz y en armonía con quienes le rodean, y curiosamente este caso patético, viene a actuar en el medio de la Radio Afición que es todo lo contrario a este mal proceder y como también lo señala el código de ética y la normativa de los radioaficionados de todo el mundo.

Es indudable eso si, que representantes del Radio Club, por la vía del diálogo y con altura de miras y el código de ética de Radioaficionados, intentaron con la forma más adecuada y directa para calmar su furia, pero fue en vano porque dada tal obsesión, fue peor la respuesta con prejuicios y descalificaciones injuriosas. Pero al menos se intentó en forma directa y no a espaldas en buscar mediante el diálogo y respeto entre Radioaficionados, la armonía y fraternidad de la Radio Afición.

LA HISTORIA ES IMBORRABLE.

¿Qué le sucede a ORCHI a consecuencia en tal situación que le ha tocado vivir en estos días recientes?

En el fondo ORCHI, este episodio, es como no haberlo vivido (pero sí lo ha observado) por una sencilla razón que está totalmente a destiempo y porque la historia es inquebrantable, y la extraordinaria actividad de ORCHI, está guardada en los registros de la historia y de una gran experiencia y experimentación de Radioaficionados que trabajaron por casi dos décadas, leal e incondicionalmente en ORCHI, y nada ni nadie podrán borrar o desvirtuar sus memorias; y este conflicto que ha sucedido ahora en Radioafición, es un desprestigio en definitiva a toda la Radioafición actual, porque así se viene a vulnerar e ignorar por completo la actividad verdadera y el Código de Ética y Moral de los Radioaficionados, provocando desde esto modo, la decadencia de la Radioafición.

ORCHI, ve, como ha sido siempre, con serenidad este episodio de la Radio Afición, pero, también con observación y reflexión profunda al ver con los hechos actuales, de cómo ha cambiado lo esencial de esta actividad y el destino de la Radio Afición a consecuencia de la predisposición que existe hacia la confrontación y desunión de Radioaficionados e Instituciones. En ese obscuro panorama con una Radio afición más fría y menos tolerante, se observa un designio desalentador y que, de no revertir o producir un cambio en el comportamiento humano, se estaría encubando un germen en ese perverso camino decadente y que podría llegar a transformarse en legiones malignas, de aquellas que actúan conciente e inconscientemente entretejiéndose como redes afines, precisamente por el contagio de esta enfermedad llamada ENVIDIA...



Citas de algunos artículos que corroboran esta mal de la envidia:












Opinión seleccionada:

Según el análisis profesional, la persecución de índole sistemática hacia una persona que pueden efectuar cierta clase de individuos, como agrega la generalidad, no es únicamente por sentir la aflicción de la envidia, sino que la causa es aun más amplia y que viene a encerrar a un cuadro mucho más complejo en un conjunto de debilidades y problemas humanos y sociales, incluida la envidia y que puede llegar a extremos psíquicos y patológicos y en donde el individuo aquejado va a justificar cualquier hecho externo para ocultar su patología.

Hoy por ejemplo (2 de agosto de 2010) recorre el mundo una noticia sobre una artista famosa del Cine y Televisión que ha sido condenada al presidio por diversos tipos de conductas antisociales, en donde una vez más se puede ver que, la prosperidad y el éxito de una persona en lo profesional, económico, familiar, etc., en muchísimos casos no refleja en la práctica real o no exterioriza aquel logro en el entorno social, tanto así, que la opinión pública se confunde al ver y creer en aquella imagen de personas exitosas como un ideal de vida para alcanzar la felicidad, cosa que es todo lo contrario porque constituyen ser personas que de igual manera pueden llegar contraer serios problemas psicológicos o adictivos de la sociedad.

En conclusión, el individuo que no logra vivir en paz y en armonía en el entorno social que le rodea, sea cual sea su condición, generalmente el diagnóstico ha indicado que puede albergar problemas psicológicos de distinto origen y que éstos pueden llegar a traducirse en conductas muy severas para la sociedad y con mayor razón si éste cuadro, es conducido (sistemático) mediante la violencia, la agresión o que por sus impulsos de obsesión o esquizofrenia, haga de la ley tomada en sus propias manos...

De REVISTAS:

Psicología y Psiquiatría

De comentarios:

Pueden existir otros factores que van a propiciar ciertas conductas que alteran la sociabilidad normal en ciertos individuos, y este diagnóstico muchas veces, está más allá de un cuadro profesional y técnico de la salud mental de las personas como señala el comentario anterior. Tal factor que habría que agregar, es la pérdida de valores éticos y morales en la práctica real en el comportamiento de individuos, con respecto a sus semejantes y el de la intolerancia de las diversas clases sociales que les rodean. Es decir, individuos o grupos encerrados en sus métodos o mundos como propios, les es muy difícil sociabilizar con aquellos que ven tan disímiles a ellos y por ende, entran en conflictos y desencuentros frecuentes. En otras palabras, este tipo de personas, en la forma del comportamiento social, pueden ver o encontrar con mucha facilidad a potenciales enemigos o contrincantes y sin motivos reales que justifiquen tal proceder precisamente por la falta de tolerancia y sociabilidad.

De compendio del libro "Perspectiva Distinta xq4tmu"

¿Cómo se puede dar cuenta una persona si siente envidia enfermiza?

Un individuo puede manifestar envidia con tal impresión e identificación, que llega a impactarlo y dejarlo casi paralizado; después a medida que reacciona, se apodera de él la ira y comienza un análisis negativo sobre la persona envidiada; luego de tanto desequilibrio, amargura y cólera, continúa con la elaboración sistemática que puede llegar a proceder de cualquier manera y por cualquier medio para actuar en contra de la persona envidiada; en todo ello, pueden ocurrirle y decidir acciones apresuradas y viajes especiales para constituir hechos traumáticos y de violencia; y como es también, de acuerdo a su magnitud, una enfermedad contagiosa, la persona llena de envidia, busca desesperada a los posibles individuos asociados y afines para contagiarlos y convencerlos y así, alimentar y justificar aun con más fuerza a tal enfermedad y sus delitos potenciales en complicidad. Es más, algunos individuos envidiosos de este tipo, creyéndose (erróneamente) fervientes cristianos, tratan de asociarse con Dios y el demonio (que los apodera con la envidia) al mismo tiempo para cometer sus fechorías y dicen amargadamente:







Este tema se publicó el 20 de Julio de 2010 a posterior de un incidente ocurrido en Radioafición.

Radio Club ORCHI se reserva el derecho de elegir y corregir las opiniones vertidas de cualquier tema que se publique en esta página.